​Noticias y Hechos

Fondos de inversión, un vehículo universal disponible en nuestro país.

Fondos de inversión, un vehículo universal disponible en nuestro país.  

 
Un fondo de inversión es un vehículo de ahorro/inversión, formado por un conjunto de diversas personas físicas o jurídicas (aportantes) que unen sus recursos para conseguir mejor acceso a oportunidades de inversión con ventajas a nivel de gestión profesional, diversificación, seguridad y beneficios tributarios.
febrero  27 de 2015

En la medida que los consumidores demandaban productos de inversión y aprendían de su propia experiencia, la dinámica de los mercados (en un proceso al que seguramente los economistas clásicos definirían como la mano invisible) se encargó de favorecer aquellas alternativas que los consumidores y la sociedad identificaron como más eficientes y convenientes para sus propios propósitos.  Es así como en la década de los noventas los fondos de inversión experimentaron un crecimiento dramático en muchos países alrededor del mundo.

Según la Asociación Internacional de Fondos de Inversión, en 1993 el valor invertido a través de fondos de inversión en el mundo[1] alcanzaba los 4 mil millones de dólares, representando cerca del 16% de la producción bruta anual global (GDP). En 2013, dicho valor se había multiplicado siete veces y era de USD$29 mil millones de dólares, equivalentes al 38% del GDP mundial.

No es casualidad que los fondos de inversión sean considerados como uno de los vehículos más eficientes para canalizar el ahorro de personas y empresas, pues es un producto que reduce costos mientras permite invertir de manera profesional en diversos activos, atendiendo a los objetivos del inversionista y a sus necesidades de liquidez, riesgo y retorno. Sin embargo, los beneficios de los fondos de inversión no se limitan a los ahorrantes e inversionistas, sino que abarcan un ámbito mayor y favorecen el desarrollo económico y la sociedad en general.

Es amplia la literatura que trata sobre los fondos de inversión, incluso reconocidas revistas como Forbes tienen secciones especializadas para tratar el tema, por eso te presentamos un resumen de los aspectos que consideramos más relevantes conocer.

¿QUÉ SON Y CÓMO FUNCIONAN?

Un fondo de inversión es un vehículo de ahorro/inversión, formado por un conjunto de diversas personas físicas o jurídicas (aportantes) que unen sus recursos para conseguir mejor acceso a oportunidades de inversión con ventajas a nivel de gestión profesional, diversificación, seguridad y beneficios tributarios.

Legalmente es un patrimonio autónomo con independencia jurídica y contable en el que los resultados obtenidos y los riesgos son por cuenta de los aportantes. La propiedad de los aportantes y el valor que le corresponde a cada uno respecto al total del fondo de inversión se expresa a través de cuotas de participación. Dichas cuotas tienen un precio que regularmente varía todos los días de acuerdo con la rentabilidad y el valor de las inversiones realizadas por el Fondo.

En la República Dominicana este mecanismo está amparado por la Ley 19-00 del Mercado de Valores, la Ley 189-1 para el Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso, el Reglamento de Aplicación de la Ley de Mercado de Valores 664-12 y otras disposiciones como la R-CNV-2013-33-MV.

BENEFICIOS PARA EL INVERSIONISTA

En la Administradora de Fondos Universal, AFI Universal, creemos que muchas de las ventajas de los fondos se pueden agrupar en seis aspectos principales:

Asegurar gestión profesional: conocer las oportunidades de momento, prever los cambios que se avecinan y que pueden afectar las inversiones y decidir y actuar con eficiencia, únicamente es posible mediante un constante monitoreo y una dedicación total. En los fondos de inversión hay un equipo que hace todo esto por los inversionistas el 100% de su tiempo, pues cada fondo tiene expertos en el activo en que se invierte.

Diversificar: no es bueno tener todos los huevos en la misma canasta y por eso contar con expertos que de acuerdo a la relación riesgo-rentabilidad que usted quiere asumir seleccionan diversos activos para su inversión, genera tranquilidad. La inversión colectiva permite tener un mayor volumen de recursos para comprar más y diferentes activos y de cada uno de ellos tener una participación proporcional evitando concentración y reduciendo el riesgo asumido.

Mejor asesoría e información: el dinámico entorno actual exige el adecuado análisis de información. Por eso los fondos de inversión tienen un grupo de profesionales que día a día siguen los mercados y, de acuerdo a las necesidades y objetivos del inversionista, lo asesoran y le dan a conocer la información más relevante. Recuerda, la mejor amiga de una decisión es una buena información.

Tener mayor acceso: nuestro sistema económico se caracteriza porque usualmente las grandes oportunidades son exclusivas para los grandes capitales. A través de los fondos de inversión se tiene acceso a invertir en dichas oportunidades, sin importar el monto de la inversión porque la suma de los recursos de muchos inversionistas se acumula creando un gran capital para invertir.

Optimizar rentabilidad: tres características básicas le permiten a los fondos optimizar la rentabilidad. Primero, los grandes montos administrados les dan un mayor poder de negociación para conseguir mejores condiciones. Segundo, aprovechan economías de escala y los costos transaccionales se reducen. Tercero, dado que las necesidades de  liquidez de los inversionistas son diversas, los fondos pueden invertir un porcentaje de los recursos a plazos mayores consiguiendo mayores rentabilidades pero sin afectar la disponibilidad de dinero ofrecida.

Régimen fiscal favorable: al invertir a través de fondos se fomenta el desarrollo económico del país y otros beneficios sociales, por eso el gobierno otorga beneficios tributarios como, por ejemplo, el pago único y definitivo que tributa el 10% sobre las utilidades percibidas.

BENEFICIOS PARA PARA LA ECONOMÍA DOMINICANA

En los últimos años los académicos y reguladores de política económica han despertado un marcado interés por desarrollar un entorno apropiado para productos de ahorro e inversión dirigidos a toda la población, argumentando que los vehículos de ahorro focalizados en la inversión de capital parecen ser más efectivos para el desarrollo que los programas de financiación.

En ese sentido algunos de los beneficios sociales que considero pertinente destacar de los fondos de inversión son:

1.   La promoción de la cultura de ahorro;

2.   La democratización de las inversiones;

3.   La formalización del ahorro y la inclusión financiera y;

4.   La transferencia de recursos a un menor costo.

Las campañas informativas y de educación financiera, indefectiblemente implican una promoción de la cultura del ahorro.  Por ejemplo, a inicios de los noventas en Estados Unidos apenas el 3% de los activos financieros estaban en fondos de inversión, pero tras el auge vivido esa cifra hoy en día está cerca del 25% y el porcentaje de hogares con inversiones en fondos de inversión se ha duplicado en ese mismo período, pasando del 25% a alrededor del 45%[2].

Diversos modelos económicos señalan el ahorro y la previsión para el futuro como uno de los puntos clave para un mejoramiento de las condiciones económicas de un país.

El ahorro genera disponibilidad de recursos para inversión en activos productivos que aportan al crecimiento y una menor carga sobre el gasto público, como consecuencia de que los individuos puedan garantizar unas condiciones mínimas para su vejez y contingencias, permite el desvío de dichos recursos hacia inversión en infraestructura, educación, innovación y otros aspectos que favorecen el crecimiento.

La flexibilidad de los fondos de inversión en cuanto a los montos mínimos a invertir, los plazos de inversión y la disponibilidad de liquidez, así como la asesoría y transparencia de la información, permiten que gran parte de la población pueda utilizar estos vehículos y beneficiarse de las ventajas que ofrecen. Pero más allá del acceso a mejores oportunidades de inversión, los fondos facilitarán el proceso de formalización del ahorro e inclusión financiera a miles de dominicanos, proceso que por su parte brinda a los usuarios mayor seguridad y reducción de vulnerabilidad, mejor manejo de recursos en el tiempo e incrementa la efectividad de las políticas sociales.

De la mano con dicha formalización regularmente se entiende como predecible un posterior mayor ingreso fiscal para el gobierno, pues si bien por lo general estos mecanismos de ahorro e inversión cuentan con ciertos beneficios tributarios, el mayor aumento de la base gravable compensa con creces dichos incentivos.

De otra parte, dado que en este tipo de vehículos de inversión no existe intermediación, la transferencia de recursos al aparato productivo de la economía se da a un menor costo mientras se facilita la capitalización o financiación directa de cientos de proyectos y compañías.

Es así como en muchos países los fondos de inversión, y por tanto sus inversionistas, no se limitan al mercado de renta fija (bonos y títulos de deuda) sino que participan en proyectos de infraestructura, soluciones de vivienda y comerciales, desarrollos de nuevas compañías, proyectos de innovación, capitalización de todo tipo de compañías a través de la compra de acciones, proyectos agrícolas, entre otras interesantes alternativas.

Es un círculo virtuoso en el que el inversionista gana porque diversifica y genera rentabilidad normalmente con una prima y quien usa los recursos puede hacerlo sin tener que pagar altas tasas de financiación.

En los últimos años se ha generado una tendencia a realizar inversiones socialmente responsables en donde los fondos de inversión buscan participar de proyectos con un claro objetivo de beneficio para la comunidad pero en los que existe rentabilidad. Los inversionistas que participan de estos fondos usualmente tienen objetivos filantrópicos pero sin renunciar a la posibilidad de generar utilidades.

RETOS DE LOS FONDOS EN REPÚBLICA DOMINICANA

Posiblemente los retos más importantes consisten en la educación financiera de la población y en la habilidad de los reguladores para permitir un pronto desarrollo de estos productos garantizando las mejores prácticas.

Únicamente la educación financiera del consumidor y la adecuada asesoría permitirán que estos productos asuman la relevancia y generen el impacto que actualmente tienen en países como Estados Unidos en el que los recursos invertidos a través de estos vehículos equivalen a más del 60% de su producción anual bruta (GDP).

Uno de los grandes aliados del desarrollo de los fondos de inversión son los organismos reguladores y el tratamiento tributario que el gobierno pueda otorgarles. Establecer claras reglas de juego que estén a la vanguardia y que permitan la inversión en diferentes tipos de activos, así como la participación de jugadores del mercado tan importantes como los fondos de pensiones.

Para tener una idea, en los Estados Unidos, a principios de los noventas, cerca del 20% del valor de las cuentas para retiro o jubilación participaban de fondos de inversión mientras que en nuestros días esa cifra se aproxima al 60%[3].

Estamos en un momento del mercado donde parece indispensable apoyar novedosos y probados instrumentos de ahorro que complemente la actual oferta de productos para los inversionistas y que apoyen el desarrollo económico del país y de las empresas.

La invitación es a abrirle la puerta a los fondos de inversión,  una poderosa herramienta de inversión para el manejo de los recursos de los ahorrantes e inversionistas y una indiscutible oportunidad para fortalecer el desarrollo económico de la República Dominicana.

Estoy seguro, que al igual que yo, los fondos de inversión encontrarán en este hermoso país un lugar lleno de oportunidades.



[1] International Investment Funds Association.

[2] ICI Factbook.

[3] ICI Factbook​

 
 

Nombre Completo:*
URL:*
Email:*
Comentarios:*

Requerido Los campos con * son requeridos.